Aspectos esenciales de la Ley de Arrendamientos Urbanos

Ley de Arrendamientos Urbanos

LAU – es la Ley de Arrendamientos Urbanos que regula el alquiler en España. 

Define aspectos como la duración de un contrato o las garantías que un casero puede solicitar al inquilino. En esta ley se establecen todos los criterios relativos al arrendamiento, y los más importantes se refieren a:

  • La duración de los contratos.
  • Las vías de desistimiento de los mismos.
  • Las actualizaciones del importe de la renta.

Sobre esta base se definirán los derechos y las obligaciones del arrendador y el arrendatario del inmueble. 

Duración de los contratos de alquiler

La Ley de Arrendamientos Urbanos establece que se podrá elegir libremente la duración del contrato de alquiler, pero existen algunas regulaciones a tener en cuenta. Por ejemplo, si tenemos un contrato de alquiler cuya vigencia es de un año, al pasar ese tiempo no finaliza la relación contractual.

En este caso, si ninguna de las partes dice lo contrario, el contrato se prorroga automáticamente un año más. Este proceso se repetirá hasta que hayan transcurrido cinco años desde la firma del contrato, siempre que el propietario sea una persona física. Si fuera una persona jurídica, el procedimiento sería el mismo pero la duración ahora sería de siete años. 

Vías de desistimiento del contrato

Una de las preguntas más frecuentes es con cuánto tiempo de anticipación se debe informar sobre la decisión de finalizar el contrato. Durante los primeros cinco (o siete) años si el arrendador o el arrendatario quisiera finalizar con la relación contractual, deberían notificar a la otra parte 30 días antes de la finalización del contrato. 

Sin embargo, las condiciones cambian cuando han pasado los cinco o siete años:

  • El propietario debe avisar al inquilino con un mínimo de cuatro meses.
  • El inquilino debe avisar al propietario, mínimo, dos meses antes de la finalización del contrato.

Importe de la renta

La Ley de Arrendamientos Urbanos estipula que el importe de la renta será el que acuerden las partes. Dicho pago se realizará mensualmente durante los primeros días del mes. El inquilino también podrá acordar realizar reformas en el inmueble, con previa autorización por parte del propietario

Un dato a destacar es que, durante la vigencia del contrato, la renta solo podrá actualizarse en la fecha en que se cumpla cada año de vigencia del contrato. El correspondiente aumento será exigible al inquilino al mes siguiente de aquel que haya sido notificado por escrito.

Esta ley regula también las enajenaciones, el aumento de la renta por mejoras, entre muchas otras cosas.

La redacción del contrato de alquiler es una actividad sencilla, pero se debe ser cauteloso. Por ello, la opción más acertada será pedir asesoramiento a un profesional inmobiliario con experiencia. Cuente con SolHogar para el mejor servicio, puede solicitar más información en nuestra página web SolHogar o llamando al 955 989 160 o al 609 391 960.

¡La suerte……hay que buscarla!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¿Necesitas ayuda?